Blog

Algunos de mis escritos

EL ENCANTO DE LOS RULOS EN UN ÁRBOL AFRICANO

Hay escritores que, como el caso de Nadia Isasa, tienen la claridad de vislumbrar sobre cómo irán a encarar una línea de cuentos y de cómo terminarán el libro. Otros nos tiramos al agua de no sabemos qué océano y nadamos sin ningún rumbo con el peligro de morir ahogados en la mitad del camino. Saramago tenía la costumbre de escribir, escribir (y escribir) sin la certeza de saber adónde lo llevarían esas letras, pero una vez encontrada la línea de la obra, el terreno iba aplanándose para que el camino fuera un poco más seguro para las ruedas del auto o hasta encontrar el final del túnel.

Reseña Nº 6 para el libro de cuentos “Boab” de Nadia Isasa

La lucidez de Nadia se lleva por un camino tangible que no garantiza que aparezcan sobresaltos. La seguridad no promete el camino liso y llano porque de lo sinuoso, Nadia sabe bastante. Y pese a tener en mente la idea de la luz al final del túnel, de transitar por calles que la llevaron a procesar una obra que en alguna parte podría decirse liberadora, superadora, sublimadora, ella tendría mucho para contarnos por fuera del libro y la breve adjetivación llenaría los etcéteras de esta reseña.

Nadia es clienta fundadora de Cuidamos tu cabello Peluquería&Libros. La historia cuenta que corría el año 1994 y la adolescente Nadia, con cierto acné que pululaba por su cara y cientos de rulos indomables, ingresó acompañada de su madre exponiendo el problema de la porosidad. Rápidamente se solucionó con una crema de fabricación casera proveniente de un laboratorio también doméstico, propio de aquellos iniciales años peluqueriles en los que la precariedad otorgaba precios bajos y productos tan nobles como la gran duda de las marcas líderes cuyas publicidades superaban al laboratorio pequeño.

Gracias al éxito de su rulo disciplinado por la crema, llegaron a Cuidamos tu cabello peluquería&libros, muchas amigas y parientas de Nadia en busca de la maravillosa “Blue Dream”, que tal era su nombre y que solucionaba los problemas urgentes de los cabellos indisciplinados. El producto dejaría de fabricarse a fines del 2001 y Nadia lo extrañaría hasta el presente. Un sueño que se fue apagando, reemplazándose por una parafernalia de cremas que la importación menemista había otorgado, pero que ninguna reemplazaría al sueño azul de una elaboración quizás de autor o de genio de la química.

Los sueños que sí se vislumbraron fueron los cuentos de “Boab”, que resultaron ganadores en la Convocatoria Editorial 2019, primer premio de cuentos del sello Baltasara Editora. Reunidos en un libro transita un cuento con el mismo nombre que se encuentra en la página 47, que habla de la carnosa flor que lleva el título “Boab” y que pertenece al árbol africano Baobab. Inicia su primer párrafo con la sugestiva leyenda de maldiciones y longevidad bajo las ramas.

Cada flor va acompañando los cuentos y el primer título del libro, de paso poético, lo anticipa: “Lo verde llano se abulta”. Uno imagina una pradera lisa, el sol, los árboles y el anuncio sugiriendo que algo se irá a abultar. Despierta el interés no solo por el primer cuento sino de algo que irá a suceder en el resto del libro.

El interés del lector también debe despertarse para deducir qué hay debajo de las capas que cuentan, qué nos quiere decir Nadia, ¿a lo mejor un tremendo pasado histórico del que nadie salió ileso?

El cuento que sigue es “Boab”, cuyas flores serían los parientes del gran árbol baobab, desde donde se erige la gran figura patriarcal como la famosa y vieja, y conocida historia del árbol genealógico que se inicia casi siempre con un hombre cuando la mujer sería la que engendró y parió. La otra figura maternal, la abuela, va perdiendo la memoria y en su desarreglo acumula objetos innecesarios como vasitos de yogurt, o cucharas descartables. El peligro de parecerse a la abuela, o de terminar como ella ronda el aire del cuento.

En la página 73 nos encontramos con “Partículas en el aire”, un cuento iniciático, de aprendizaje. La hija menor de cuatro hermanos que hará su vida junto a los abuelos y que derivará en un internado de monjas, de pupila. Una historia dura de claustros, de madre injustamente madre y de abuelos justos padres. El último cuento “Una encarnadura en pena”, marca el final de un tema que sobrevoló durante buena parte del libro. Las armas, el miedo, el terror, la huida, los muertos. Al fin la vida en un pueblo puede parecer a veces tranquila, segura o mansa para pasar los días criando a una hija y tratando de recordar lo menos posible un pasado difícil.

“Boab” es el “Blue Dream” cumplido, el reemplazo de la crema que dio otra felicidad a lo mejor más concreta de satisfacción de un yo un tanto complejo ante la belleza. Aunque no hubiera venido para nada mal que “Blue Dream” y “Boab” hubieran convivido en la cabeza de Nadia, en compañía de su otro hijito de nombre “Yo bastardo”, literatura y decolonialidad. La tesis de grado sobre Derek Walcot, que Nadia publicó en formato de libro en el año 2018 y que luego fuera reeditado por Brumana Editora en 2020.

 

Escribió para Cuidamos tu cabello peluquería&libros, el coiffeur Pablo Bigliardi

Nadia Isasa, Boab

Cuentos, 148 páginas

Baltasara Editora 2020

Primer Premio de cuentos del concurso de convocatorias de Baltasara Editora

 

Yo Bastardo, literatura y decolonialidad

Tesis de grado, 94 páginas

Brumana Editora, 2020

 

Podés encontrarla en el Facebook:

https://www.facebook.com/profile.php?id=100000217813813

 

Instagram: https://www.instagram.com/eunuquenlosbufos/?hl=es-la